Natura

DSC_0602

Nuevas actitudes

El contacto con la naturaleza es básico para encontrar el equilibrio personal. Nuestro ser se configura a partir de las ralacions que establecemos con nuestro entorno, tanto a nivel social como ambiental.

El ser humano, además de muchas otras cosas, es un animal. Tiene la capacidad de pensar y de comunicarse con los demás, pero no deja de ser un animal. Nuestra parte más animal, instintiva e intuitiva, queda muchas veces escondida por la presión social: lo que es correcto, lo que no es correcto, lo que está bien visto, lo que se espera de nosotros, lo que nosotros esperamos de los demás … El hecho de observar, escuchar, tocar, sentir la naturaleza que nos rodea es una experiencia que nos facilita reencontrarnos con esta parte animal, y nos ayuda a sentirnos bien, porque es una parte que nos define y nos condiciona pero muchas veces no somos conscientes porque no la dejamos fluir.

Trabajamos para despertar estos instintos en los grandes y los pequeños, para poder contribuir al bienestar personal y también a la sensibilidad hacia el medio ambiente que nos rodea.